Una bitácora de acompañamiento en mi viaje por la Web 2.0

martes, 24 de julio de 2007

Desde la estación, rumbo a casa



El tren ya llegó a su destino final en este viaje que hemos realizado por la web 2.0 de la mano de los maquinistas Carlos y Karpicius. Afuera, la oscuridad apenas permite intuir los árboles, el horizonte, las montañas y todo el ambiente invita a la interioridad. Una suerte de tristeza inevitable; los pasajeros dan algunas vueltas aún, saludan a los demás compañeros de viaje y recuerdan con alegría y nostalgia los momentos vividos.

La hemos pasado bien, muy bien, de hecho y creo que si algo ha caracterizado este recorrido ha sido la alegría y el buen humor. Vaya que nos hemos reído mucho, nos hemos movido mucho, hemos compartido y hecho una cantidad de cosas que probablemente antes de subir al tren no nos hubiéramos sentido capaces de hacer.

Pero... podrá decir cualquiera de ustedes, ¿no se trataba esto de un curso sobre la Web 2.0? Si, eso fue, pero es que nuestros maquinistas se esmeraron de tal manera en que nuestro viaje fuera placentero que como que se nos olvidó un poco que estábamos allí para aprender.

Debería pensar esta experiencia desde un punto de vista más profesional, más analítico, pero es que cuando pienso en qué ha significado, pienso principalmente en lo afectivo, en lo vincular, es decir, en lo social y, de hecho eso viene a demostrar que se trata fundamentalmente de una experiencia de vínculos entre personas.

Voy a las anotaciones de los maquinistas:

Karpicius resalta que:

En lineas generales, lo anterior es más una anécdota, ya que lo realmente importante fue el grupo humano, la participación, el compromiso, la idea de comunidad, las relaciones, las discusiones, el descubrir el excelente nivel de todos que lo demostraron y seguirán, en sus blogs.



Carlos habla de los componentes tecno-lúdicos y hace un repaso detallado por cada una de las paradas y adelanta algunos análisis (que promete continuar:

Dicen que después de 20 años de docencia, nada nos sorprende, sin embargo siempre hay excepción y a pesar de utilizar plataformas de educación a distancia hace varios años la propuesta de este curso, rompió los moldes. Particularmente me interesa enfocarme en los aspectos epistemológicos y didácticos que convirtieron un recorrido por recursos de la web 2, en un espacio tecno-lúdico donde el afecto jugó un papel fundamental en el aprendizaje. Utilizamos la plataforma moodle pero solo en función de repositorio más los foros y una organización por temas. Los temas a tratar fueron blogs, fotos, videos, sitios sociales, favoritos sociales y lectores de feeds.


Es madrugada y hace frío, es mejor ir a casa y refugiarse, descansar y dejar que poco a poco emergan nuevas ideas, porque probablemente, al menos para quienes fuimos pasajeros de esta experiencia, tiene razón Daniel Krichman cuando dice:


Todavía hay demasiada proximidad emotiva con el evento como para hacer análisis demasiado finitos y empezar a desmenuzar lo sucedido.


Yo me voy contenta sabiendo que aprendí un montón (visité pueblos y ciudades a los que no habia ido y sobre todo gané muchos amigos e interlocutores. Concuerdo en que éste es apenas el comienzo y como decía dentro del tren, los caminos están trazados, vale que los recorramos que, seguramente, coincidiremos en algunos cruces.

2 comentarios:

Daniel I. Krichman dijo...

Hola Juliana:
Creo que ha sido un viaje que va a costar olvidar. La cantidad de adrenalina que ha circulado en este tren no deja de sorprenderme. Podríamos ponernos el desafío de hacer crecer este grupo y producir cosas en la dirección de la esperiencia.
Hoy publiqué algo sobre el viaje en Avío...
Un beso
danielk

Juliana dijo...

Si, Dani. Lo vi y te contesté. El tuyo es un comentario muy agudo e intenso.
Estoy de acuerdo con lo que propones, y entiendo que tú mismo ya estás "montado" sobre ello.

Un beso para vos ;-)